Bebés etnias

¿Cuál víctima elige usted? Los linchamientos 2014 como operación imaginal de impotencia

[Adelanto del libro “Linchamientos. La policía que llevamos dentro” (2014), compilado por Ariel Pennisi y Adrián Cangi]

Cuantitativamente irrelevantes, los linchamientos versión 2014 han sido –son– cualitativamente relevantes. Por un lado, muestran o agregan (es indecidible) un rasgo más de la subjetividad consumidora, le dan recursos de actuación, de diagnóstico y discriminación, de goce, de tramitación de conflictos, incluso de protesta. Por otro lado, muestran o agregan (es indecidible) un rasgo más del gobierno de lo social fluido: soberanía dispersa o fragmentaria, o “autosoberanía” (fragmentaria, a escala macro; autoinvestida, a escala personal).
No solo las imágenes tienen dinámica “imaginal”; también la opinión o la ideología u otros elementos no icónicos funcionan, en nuestras condiciones, imaginalmente. Ni progresismo tipo “inclusionista” ni pulcrismo autoeximido tipo “no cuenten conmigo” ni securitismo se sustraen a las condiciones sociohistóricas en que ocurren los linchamientos. Tampoco los que escribimos. Tampoco el Estado actual. Habrá que pensar cómo el Estado viene propiciando tanto el progresismo del estilo “no cuenten conmigo” como el securitismo, siendo una de las condiciones ‘civilizacionales’ en que ocurren los linchamientos.
Si no pensamos/hacemos, no logramos condicionar lo que nos condiciona, y participamos de la subjetividad de esta –como si dijéramos– civilización. Uso esta palabra (aunque “época” me resulta preferible) porque ha sido empleada con la improcedente idea de que los linchamientos son ajenos a ella; en todo caso, no tomemos “civilización” con sus tradicionales connotaciones evolucionistas-progresistas-humanistas, sino como pregunta por los modos de hacer ciudad: ¿potente o poderoso?

Share
509860be6f94a_crop

El 7D como relato monopólico

“Indagar en el buen vivir. Estallando jerarquías, tendiendo a la horizontalidad. Con autonomía, a distancia del mercado y el Estado, estableciendo vínculos que no nos quiten nuestra forma, la forma que elegimos para nuestras organizaciones. Construyendo en red ese universo que puede impulsar y celebrar leyes, pero nunca considerarlas punto de llegada, porque la noción intuitiva de nuestro querer vivir no se puede legislar, ya que cualquier fijación de norma estaría, por definición, corrompiéndola.

Share
12.11.14-II-Foro-de-intercambio-de-experiencias-cooperativas-en-comunicaxion-ECI-UNC

Fotos y audio del panel "Cambios estructurales y emergencia del trabajo auto organizado"

II Foro de Intercambio de experiencias de comunicación en cooperativas Comun(ic)axión. Panel con Osvaldo Mario Samuel (Abogado, vocal de la Cámara de Trabajo no presente en el audio), Mario Barrios (Presidente de la Asociacion Nacional de Trabajadores Autogestionados, 0:00) y Pablo Hupert (19:00). El 14 de noviembre de 2012 en la Universidad Nacional de Córdoba.

Share
juez y parte

La escena pública posnacional como reconocimiento (y ninguneo) posneoliberal

El Estado posnacional es un Estado raro. Funge como tercero, pero no como Otro.
El Estado posnacional no solo redistribuye recursos económicos sino también sentidos, y lo hace creando una escena pública que no es central ni centralizadora.
Aquí propongo cómo leer sus políticas de ddhh y de reconocimiento de derechos, así como las de ninguneo imaginal de colectivos dosmiluneros.

Share
letreros obvios 2

Notas sobre la obviedad (pensando la égida de la imagen)

La obviedad es irrefutable pues en ella coinciden lo que es y lo que se cree. A diferencia de la ideología, no cierra saldando las discusiones sino abortándolas.
La obviedad no da un sentido a nuestras vidas sino “obliga nuestras vidas hacia ningún lugar”. La obviedad no es solo un reflejo sino también una fuerza que compele a la movilización global (es decir, capitalista) de nuestras vidas. Brinda orientaciones simples. Nos mueve a trayectorias de valorización en el espacio-tiempo global.
A la verdad como adecuación propia de la obviedad, LP opone la verdad como desplazamiento propia del pensamiento. Esta verdad tiene forma de idea; esta idea proviene de una producción social y colectiva, mientras que la idea obvia es una “idea codificada que funciona para el capital”.

Share
Funes el memorioso

La memoria: ¿dispositivo de dominación o insumo de imaginación?

La memoria es un arma de doble filo. Puede encorsetar o puede liberar.
“Quééé boluudo, elés tadó desitio selomé tenenelculo”, dijo 2001. Desde ese día, y hasta el momento, el estado de sitio dejó de ser una herramienta a la que el Estado pueda recurrir. Desde entonces, el Estado pidió perdón por las atrocidades cometidas y abrió juicios a sus atroces ex agentes y repartió memoria por doquiera.

Share