Menájem-Mendl, el asfixiado liberado

lo judío

“¡Se cree que con solo decirme Odessa ya voy volando! Oye, Mendl, sácatelo de la cabeza, Mendl, no me llevarás para allá con tus engañitos, así se venga el mundo abajo. ¡Estate tranquilo! La abuela de mi abuela jamás estuvo allí y se las arregló lo mismo, pues yo también, seguramente, me las sabré arreglar sin ello. No me convencerás, Mendl, de que yo abandone a mis padres y a toda mi querida parentela y me largue hacia esa maldita Odessa ¡que ojala te arda en llamas por sus cuatro costados!” Es un párrafo de una carta de Sheine-Sheindl de Kasrilevke a su esposo Menakhem-Mendl en Odessa, en el primer libro de la novela Menakhem Mendl de Sholem Aleykhem, Obras escogidas, Tomo 1, Buenos Aires, 1960: ICUF; p. 247

En este pasaje vemos el conservadurismo del Shtetl, que a juzgar por el hecho de que Menakhem-Mendl tuvo que irse a la ciudad, no puede seguir como hasta entonces, pero se esfuerza por seguir como hasta entonces. No se trata aquí de una lucha entre conservadurismo paterno y la búsqueda juvenil de nuevos horizontes, sino entre dos miembros de más o menos la misma edad. Digo, estamos viendo la lucha entre la modernización secular y urbana, por un lado, y la tradición cuasi rural y religiosa por el otro, en el seno de la comunidad judía centroeuropea a fines del siglo XIX. Sheine-Shendl sigue después diciéndole a su marido “Vente a casa, que la gente se deje de pincharme los ojos y hacerme avergonzar” (Ibíd.). La lucha entre lo nuevo y lo viejo a fines del siglo XIX centroeuropeo está dentro incluso del mismo Mendl. En la carta nueve Menakhem-Mendl dice “Me embolsaré todas mis ‘diferencias’ y me haré un viaje a casa, y te traeré, si Dios quiere, a Odessa… Y viviremos como se vive en Odessa (Ibíd. pp. 244-245). En la carta siguiente de Menakhem-Mendl, la once, este dice “¡Te digo, esposa querida, que se me ha hecho tan insoportable esta Odessa con su bolsa, con su Fanconi, con todos sus hombrecitos!… ¡Correría sin rumbo por todo el mundo con tal de no verla!” (Ibíd. p. 249). Esta última cita es después de un bajón muy fuerte en las bolsas de Odessa y Londres.

Share

Comments

One thought on “Menájem-Mendl, el asfixiado liberado

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.