Zemanta Related Posts Thumbnail

Notas a partir del revuelo por el Memorándum acordado con Irán sobre el caso AMIA

Un poco como la economía mundial se globalizó debilitando la capacidad de los Estados nacionales para regular sus economías, así también el terrorismo se mundializó debilitando la capacidad de los Estados nacionales para “proteger” a sus ciudadanos e instituciones.
En la hiperactividad demandante de las instituciones judías y de las fracciones institucionales y de las organizaciones de víctimas del atentado se entrevé la nostalgia por ‘ese país que supo acogernos’. Este Estado, que se proclama como nacional pero que es un Estado posnacional, no puede alojar en trascendencia a las comunidades a las que otorga personería. He aquí otra forma de constatar el agotamiento de la forma institucional de la comunidad.

Sin título

Cultura fluida: la cultura recombinante

En el mundo de hoy ser coherente es considerado inauténtico, e incluso una cárcel. Entonces la libertad contemporánea consiste en recombinar. Sí, yo voy y escucho al rabino en el Día del Perdón, pero vengo de comer sushi. De ahí puedo irme a comer una costillitas de cerdo a la riojana en una parrilla de La Boca… No me caso con nadie. Al otro día, me bajo un disco de música celta, voy a un recital de rock chabón y al sábado siguiente estoy en la cancha alentando a Chacarita… esto vale tanto si uno quiere ser judío como si quiere ser argentino o peronista o lo que sea…

aplausos

El modo económico dominante matriza los modos de reconocimiento y de relación

Las relaciones sociales, justamente, se dan por reconocimiento. Entonces, las formas productivas matrizan las formas de sociabilidad o las formas de relación porque matrizan la forma de obtener y dar reconocimiento. Es visible cómo esto afecta los proyectos personales, las relaciones de amistad o de compañeros de trabajo o de estudio, pero también cómo afecta las relaciones de las instituciones con sus supuestos candidatos a miembros o socios. La relación que se establece depende de un reconocimiento “consumidoril”, y tiene sus atributos (derechos pero no obligaciones, ausencia de compromiso, lazo efímero, actitud estética y no moral, temporalidad fluida, etcétera).

Tradiciones goies – a propósito de la Pascua judía

Estos judíos reos que somos, parece, nos caracterizamos por ignorar el sentido doctrinario de Péisaj, pero nos juntamos a festejarlo. Ante este no-saber habría dos caminos. Un camino puede ser el de sentirse en falta, sentir que otro sabe más que uno y que hay que hacer lo que otros ya saben que hay que hacer y uno aprender. Y el otro camino es tomar esta ignorancia nuestra, esta práctica-que-no-sabe, como nuestro saber y nuestra tradición.

Postal de un Rosh Hashana Urbano de Yok - gaucho judio

Qué es una imagen si no es representación

Me parece más activo, sin embargo, no suponer que los textos se postulan como representación de lo que se hace, sino como algunas de las tantas imágenes de sí mismo que el consumidor judío puede adoptar. Uno más de los tantos motivos identificatorios que Yok -pero deberíamos hablar del mundo imaginal de hoy en general- esparce por ahí.
Una parte fundamental de la operación imaginalizadora de lo judío (digo: la que lo torna imagen, o imaginería) consiste en fragmentarlo, en celularizarlo. Desarticular sus elementos para que cada uno sea tomable aisladamente a gusto del consumidor y combinados con otros, también a gusto del consumidor, para que cada judío haga judaísmo a su manera, para que cada uno haga su propio cóctel.

¿Política judía? Los judíos, la subjetivación y la humanidad

Transcribo un chiste judío para escenificar el estado actual de las tratativas maritales entre lo judío y la política.
El casamentero propuso a Aarón presentarle una mujer muy hermosa con fines matrimoniales.
–Dígale que soy un comerciante –respondió Aarón– y antes de adquirir una mercadería acostumbro pedir una muestra.
–Respóndale –dijo ella– que yo también entiendo de negocios. Muestras no doy, pero puedo ofrecerle muchísimas referencias.